viernes, 31 de mayo de 2013

Nuestros territorios no están en venta

Cuando nací
me pusieron dos lágrimas
en los ojos
para que pudiera ver
el tamaño del dolor de mi gente.
(Dos Lágrimas de Humberto Ak´Abal)

 
A su izquierda los pueblos defendiendo la vida y el territorio. A su derecha los empresarios y gobiernos destruyendo su territorio. Él simplemente juega por unos cuantos minutos, aun disfruta la vida. Mientras un país es subastado en un baratillo internacional. (Zona 10 Centro de convenciones Hotel Camino Real) Protesta de los pueblos.  

Los señores de la explotación  deciden sobre hombres y mujeres de dignidad, se reúnen en sus hoteles y fincas costosas, planifican, ordenan y el gobierno implementa sus ideas de odio, racismo y discriminación. 

Tienen todo el tiempo, nacieron con tiempo y cuna de oro, sus tátara abuelos invadieron, despojaron y se enriquecieron con nuestro territorio. Ellos, los señores del despojo, convocan a otros, sus pares en Mesoamérica, Norteamérica y Suramérica, otros señores que históricamente invaden, explotan, despojan y matan. 

Estos señores piensan que nuestra tierra les pertenece, que es un regalo divino de un Dios que llego en barco, cargado y crucificado. Quieren que las personas sean mano de obra barata, así es más fácil explotar y explotar, echar a andar día a día sus industrias, sus empresas y engordar sus cuentas. Les venden la idea de que un día ocuparan las presidencias de las empresas, serán parte de las juntas de sus corporaciones, de sus familias. 

Estos señores de apellidos raros (españoles, alemanes, italianos, judíos, ingleses, portugueses, holandeses) gastan sus centavos con campañas para pintarnos la realidad de sus mercados. Estos señores ponen su capital, colocan partidos políticos, compran gobiernos y democracias, alquilan jueces, cortes, generales  y carteles. 

Hay que ver a estos señores, reunidos por montones en sus centros de convenciones, todo lo usan con el idioma imperial, para limpiarse la cara tienen sus centros de pensamiento, sus think tank, loros y pericos que repiten que desarrollo se logra sembrando palma africana, pozos petroleros, extrayendo oro y minerales, desviando ríos para la caña, construyendo hidroeléctricas y represas para generación “limpia” de energía. 

Pero qué cara más dura la que tienen estos señores, siglos de hipocresía, décadas de miseria, despojo  y subdesarrollo. Estos señores olvidaron que tenemos memoria, conciencia e ideología, que de este lado se ama la vida, que cada quien defiende su cerro, montaña, agua y  la tierra.  

Estos señores, junto otros subastaban Guatemala y los otros la compraban, siguen creyendo que somos parte de su finca cafetalera, ganadera, azucarera o de palma, que vendan lo que quieran. Se olvidan que en cada territorio los pueblos pensamos distinto, queremos distinto, vemos distinto, Guatemala no se vende, en cada territorio seguro hubo, hay y habrá resistencia.
    




 















Guatemala no se vende, 
Guatemala se defiende.

Guatemala 30 de mayo 2013, representantes de los pueblos, comunidades, autoridades ancestrales  y organizaciones campesinas e indígenas se movilizaron frente al centro de convenciones del Hotel Camino Real, para rechazar la subasta de todo el país que organizo el CACIF.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada