viernes, 10 de mayo de 2013

"Hoy tenemos la oportunidad de juzgar un genocidio por primera vez, después de 500 años”

Efraín Ríos Montt, declara en Juicio por Genocidio /Fotografía C. Chiquin 

Cristina Chiquin 
Foto Reportaje 

La etapa de conclusiones por fin llegó en el proceso del Juicio por  Genocidio y delitos contra los deberes de humanidad en contra del ex dictador Efraín Ríos Montt  y el ex jefe de inteligencia José Rodríguez Sánchez. Ambos son imputados como actores intelectuales de la muerte de más 1777 indígenas Ixiles.

Las conclusiones de parte del Ministerio Público iniciaron el día 8 de mayo. En donde se estableció la cadena de mando a través de los documentos de Operación Sofía y del Plan Victoria 82, que mostraban las comunicaciones entre ambos generales y sus subalternos.


Orlando López Fiscal de Ministerio Público. 


De esta manera Orlando López pidió se dictara presión preventiva al ex dictador Efraín Ríos Montt, por peligro de fuga y pidió una sentencia de por lo menos 75 años de cárcel contra los acusados por los delitos de Genocidio y delitos contra los deberes de humanidad.

El jueves 9 de mayo se prosiguió con las conclusiones de los abogados querellantes de la Asociación para la Justicia y la Reconciliación (AJR)  y  del Centro de Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH). 



El primero en hacer su presentación fue el abogado Edgar Pérez, de AJR, basando su discurso en las atrocidades cometidas por el ejército de Guatemala. Se refirió a las torturas, masacres  y otros vejámenes que sufrió el pueblo Ixil y que tienen base fundamental en los testimonios presentados durante este proceso y cómo estas acciones conformaron los delitos de Genocidio y delitos contra los deberes de humanidad.

Pérez también enfatizó la valentía del pueblo Ixil al dar su testimonio, como lo fue el caso de las testigas por violencia Sexual que, aún después de no poder presentarse a puertas cerradas, decidieron contar las violaciones sufridas a manos de elementos del ejército.




Los peritajes presentados también dieron cuenta de la cadena de mando y mostraron los impactos de las violaciones cometidas en la población Ixil, por otra parte se concluyo en que todas estas acciones iban encaminadas a destruir total o parcialmente al pueblo Ixil. Pérez concluyó pidiendo una sentencia condenatoria a los dos acusados.

Posterior a ello el abogado de CALDH, Francisco Vivar, dio sus conclusiones. Enumeró las violaciones cometidas, el desplazamiento forzoso, violencia sexual y las masacres cometidas. 



Efraín Ríos Montt solicitó dar su declaración antes que los abogados de la defensa presentaran sus conclusiones, lo cual fue protestado por el Ministerio Público y abogados querellantes debido a que el acusado pudo hacer esto en otro momento siendo esta, entonces, una estrategia de la defensa para dilatar nuevamente el proceso.

Francisco García Gudiel abogado de defensa. 
La Jueza presidenta del Tribunal de Mayor Riesgo A,  Jazmín Barrios, otorgó la palabra al acusado quien presentó su declaración ante las miradas de las y los presentes en la sala de audiencia, siendo un momento histórico.

Con la oratoria de siempre el ex dictador inició su relato y se dirigió más que al tribunal a los medios de comunicación presentes.



Entre lo que más se resalta de la intervención del acusado:

“me ponen de comandante de patrulla, me pone de jefe de Estado, jefe de inteligencia ¿en qué situación voy a declarar?”

“Yo no era un jefe de campamento, no era jefe de un batallón, era un Jefe de Estado”



Como en el pasado el ex dictador, habló de que había que combatir la subversión, y mediante un discurso que parecía de campaña política enumero los “logros” del periodo en que gobernó Guatemala.  Efraín Ríos Montt negó saber lo ocurrido en la región Ixil aduciendo que él no había firmado y autorizado que acabaran con una etnia.

De esta manera el acusado insistió en que él no cometió delitos Genocidas. La sala se lleno de emociones ante las declaraciones presentadas, hombres y mujeres ixiles escuchaban atentas y por un momento el terror de una época volvía en la voz de un hombre que hoy después de tantos años sigue negando las atrocidades cometidas a todo un pueblo.

Posterior a la declaración de Efraín Ríos Montt se presentaron las conclusiones de su defensa, Francisco García Gudiel, quien, nuevamente faltando a la ética profesional y al respeto, amenazó, gritó, descalificó los testimonios y peritajes presentados.


En cuanto a José Mauricio Rodríguez Sánchez, los abogados querellantes se refirieron a que su responsabilidad como jefe de inteligencia fue la de proporcionar información que catalogaba al pueblo Ixil como enemigo interno, por lo que dicha población debía ser eliminada, esta información facilitó la perpetración del genocidio[1]



Al finalizar la tarde se escuchó a  Manuel Benjamín Jerónimo, representante de la AJR. Jerónimo pidió seguridad para los abogados querellantes y que el tribunal hiciera justicia.



“Éramos personas que teníamos derecho a la vida, a la libertad. Pedimos honorable jueza que nos den derecho de Justicia”


Por último tuvo la palabra el representante de CALDH, Francisco Soto.  De esta manera concluyó la jornada, esperando seguir con la misma el 10 de mayo, en donde se espera contar con la sentencia que dicte el Tribunal de Mayor Riesgo A.

Por fin después de un largo camino de intentos fallidos para detener el proceso por parte de los militares, el camino de la justicia aún sigue y el pueblo Ixil, espera poder llegar a una sentencia condenatoria que marque un precedente de memoria y verdad para todo el pueblo de Guatemala.



Zury Ríos, hijoa de Efraín Ríos Montt en sala de audiencia 


Los Rostros del General





[1] Paraqueseconozca.blogspot.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada