miércoles, 13 de febrero de 2013

Nuet traslada la reprobación de IU a la visita oficial del presidente de Guatemala y muestra el "rechazo más absoluto a su política represiva"



Miércoles, 13 de febrero de 2013

El diputado y portavoz de IU en la Comisión de Exteriores recuerda que sobre el general Pérez Molina “pesan graves acusaciones y denuncias de organismos nacionales e internaciones por su participación en las graves violaciones de Derechos Humanos perpetradas por el Ejército guatemalteco durante el conflicto armado que asoló el país 36 años”

El diputado de IU y portavoz en la Comisión de Exteriores del Congreso, Joan Josep Nuet, muestra el “rechazo más absoluto a la política represiva del Gobierno de Guatemala” y traslada en nombre de Izquierda Unida su “reprobación ante la visita oficial a nuestro país del actual presidente de la República de Guatemala, el general retirado Otto Pérez Molina”, que se inicia hoy a instancias de la invitación oficial realizada por el jefe del Estado y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Nuet recuerda que “sobre el actual presidente de Guatemala pesan graves acusaciones y denuncias de organismos nacionales e internaciones por su participación en las graves violaciones de Derechos Humanos perpetradas por el Ejército guatemalteco durante el conflicto armado que asoló el país durante 36 años”.

El diputado de IU por Barcelona reclama al Gobierno de Rajoy que “anteponga el respeto a los Derechos Humanos y sociales, así como el respeto de los derechos de los pueblos indígenas y el resultado de sus consultas, frente a los intereses económicos de las transnacionales y los intercambios comerciales pendientes”.

El portavoz parlamentario de Exteriores de IU recuerda que distintos informes, como el de Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI) ‘Guatemala Nunca Más’ o el de la Comisión de Esclarecimiento Histórico de la ONU ‘Memoria del silencio’ atribuyen a las Fuerzas de Seguridad del Estado guatemalteco la responsabilidad de más del 90% de los crímenes cometidos. Las recientes sentencias por las masacres de Río Negro, Dos Erres y Plan de Sánchez corroboran estos datos recabados no sin grandes dificultades.

“Condenamos –señala Nuet- las restricciones de derechos civiles, la persecución y las agresiones sufridas por ciudadanos que han participado en las protestas sociales pacíficas, por los líderes comunitarios y por las organizaciones de derechos humanos, casos todos ellos que están siendo denunciados en la actualidad”.

Pese a todas estas evidencias, el presidente Pérez Molina, formado en la Escuela de las Américas, de negro pasado y tradición, con el grado de general desde el 2000 y después de casi tres décadas en las que dirigió operativos de contrainsurgencia, “siempre ha negado el genocidio contra el campesinado indígena en Guatemala”, recuerda el parlamentario de IU.

El cumplimiento de los Acuerdos de Paz que pusieron fin al conflicto armado (1996) hubieran supuesto un gran avance para la consolidación de la democracia y para abordar las causas profundas que desencadenaron el conflicto. “Pero los sucesivos gobiernos de este país han ido postergando su cumplimiento, cuando no los han incumplido de forma flagrante”, indica.

El portavoz de IU en la Comisión de Exteriores considera necesario un “compromiso firme del Gobierno español para colaborar en la lucha contra la impunidad y en el esclarecimiento de los crímenes internacionales –genocidio, crímenes de guerra y contra la humanidad- cometidos durante el conflicto armado para lograr que los responsables de dichos actos sean conducidos ante los tribunales de Justicia”, todo ello en aplicación del Derecho internacional, como demandan el Parlamento Europeo y la Comisión Interamericana.

En la actualidad la inmensa mayoría de la población guatemalteca vive en condiciones de pobreza, explotación, discriminación racial y de género muy preocupantes. Su Índice de Desarrollo Humano es uno de los más bajos de la región. Midiendo el país en términos de desigualdad, Guatemala es uno de los más desiguales y de los pocos de la región en los que dicha desigualdad ha aumentado. La violencia contra las mujeres se ha disparado en esta década, pasando de 200 asesinatos en el año 2000 a cerca de 800 en el 2011.

Todo ello lo pudo comprobar Joan Josep Nuet de primera mano el pasado mes de enero tras viajar y participar en una misión de observación de la situación de los derechos humanos en Guatemala compuesta por miembros del Congreso y el Senado españoles de distintos grupos parlamentarios.



(En la foto, el diputado Joan Josep Nuet)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada