martes, 4 de junio de 2013

Nuestro Territorio, Memoria Verdad y Justicia



 

 Cristina Chiquin 
 Foto Reportaje
  
Diversas personas y organizaciones nacionales internacionales en el marco de la 43 asamblea general de la Organización de Estados Americanos que se está llevando a cabo en Antigua Guatemala. Realizaron  un acto de solidaridad con las víctimas del genocidio y denunciaron  la impunidad. 
 

 Mientras la inauguración de la Asamblea se realizaba en una finca aledaña a la Antigua Guatemala, en el parque central de dicho lugar, bajo la lluvia, familiares de las y los desaparecidos, organizaciones sociales nacionales e internacionales, visibilizan  el genocidio ocurrido en el país.
  

Pero sobre todo se denunciaba la impunidad que existe en las instituciones gubernamentales, como la Corte de Constitucionalidad que dejó sin efecto la sentencia emitida por el Tribunal de Mayor riesgo A, el día 10 de mayo de 2013, en donde  se condenó a 80 años de prisión a  José Efraín Ríos Montt por los delitos de Genocidio y delitos contra los deberes de humanidad. 
Por ser el autor del asesinato de 1,771 indígenas Ixiles a manos del ejército, durante el periodo de 1982 y 1983. Los crímenes fueron perpetrados en el marco de la guerra interna de 36 años.

 
  

 Sin embargo a pesar de la resolución de la Corte de Constitucionalidad, los pueblos reivindican la verdad  y la memoria. 

 Retazos de Viento -Nora Murillo


Hay que desnudar la memoria...
para liberar las manos
de quienes regaron las milpas
y empuñaron claveles
para escuchar a cientos de ruiseñores
que atrincheraron su canto
en un viejo ciprés.

 

 Hay que desnudar la memoria...
para liberar el llanto
la voz, la mirada
de miles de víctimas que esperan la lluvia
para continuar la siembra
para reconocer los diferentes caminos
que legitimaron nuestros hermanos
cuando escaparon del ventarrón
 
Hay que desnudar la memoria...
para recuperar el maíz
que desgranaron con el poder
de metralletas
para desenterrar el baúl de sueños
y recuperar las huellas de nuestros mártires 

 hay que desnudarla
desnudarla
desnudarla
para reconstruir la verdadera historia
y desnudar esas luciérnagas dormidas
en los ojos de nuestros hijos
 
para prepararle una emboscada rotunda
a la tristeza
e invocar la fuerza
de quienes se atrevieron.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada