viernes, 22 de marzo de 2013

La fuerza de la comunidad frente al capital transnacional de la minería


Por Nelton Rivera -Prensa Comunitaria-

Conmemoración del 1er año 

El 3 de marzo 2013 se conmemoró el 1er aniversario de la “resistencia pacifica” en defensa del Territorio y en contra de la extracción minera en los municipios de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc en el departamento de Guatemala.

Durante un año la fuerza organizada de miles de personas que forman parte de la resistencia pacifica logró articular a la comunidad en la defensa de los bienes naturales, fundamentalmente del agua.  

Pobladores y pobladoras de dos municipios emergieron durante el año 2012 como una expresión organizada que reivindica la defensa del territorio y los derechos colectivos de la comunidad a decidir sobre el uso, protección y manejo de sus bienes naturales como pueblos.

La toma pacifica de La Puya desde el Frente Norte del Área Metropolitana –FRENAM-  logró detener el proyecto de la mina El Tambor en su primera etapa, no logrando la empresa ejecutar trabajo alguno durante la licencia de exploración, misma que venció durante el mes de diciembre 2012.

La autodeterminación de las y los pobladores provocó que la empresa transnacional Radius Gold Inc. tomara la decisión acelerada de entregar los derechos de posesión de la licencia minera a un nuevo acreedor, la empresa norteamericana Kappes Cassiday & Associates –KCA-, y su contraparte en Guatemala la empresa EXMINGUA. 

Dos han sido las empresas que se retiran de La Puya, Radios Gold Inc. y la empresa Exploraciones Mineras de Guatemala EXMINGUA, cuyos propietarios tienen fuertes demandas por violación de los derechos humanos, agresiones, intimidaciones y amenazas contra la vida de líderes comunitarios, comunicadores y pobladores de la resistencia. 

Actualmente e proyecto minero El Tambor ubicado en estos municipios esta paralizado, no realizo trabajos durante un año de licencia de exploración y se demostró las deficiencias y anomalías presentadas con el Estudio de Impacto Ambiental EIA con el que el Estado le autorizo dicha licencia. 






Yolanda Oquelí




La Puya

Con el nombre de La Puya, se conoce el lugar en donde la resistencia pacifica se instaló para evitar que tres empresas mineras y dos gobiernos neoliberales lograran echaran a andar uno de los proyectos de extracción de oro más grande instalado en el departamento de Guatemala.  

En este lugar se encuentra el entronque que conduce a los terrenos en donde la empresa minera pretende realizar la construcción de la mina, en contra de la voluntad de todo un pueblo, el camino es una carretera de terraceria que sale desde el centro de San José del Golfo hacia San Pedro Ayampuc. 

La colectividad y solidaridad garantiza el auto financiamiento y sostenimiento en la Puya,  se instaló un campamento permanente,  cuentan con una cocina, bodega, baños, tribuna, dos altares (uno maya y otro catolico) y dormitorios construidos de galeras de madera y lamina. Las mujeres  se encargan de realizar la alimentación diariamente de todas las personas que se encuentran haciendo resistencia pacifica,  los alimentos son aporte de las comunidades (arroz, frijol, verduras, caldo, tortillas, café, atol, fresco, pan dulce, entre otros). 

Las comunidades se organizan para participar de los turnos, manteniendo la presencia del pueblo en La Puya, pero han sido las mujeres quienes con su capacidad organizativa son el motor de La Puya y de la resistencia. 

La resistencia pacifica se caracteriza por la pluticulturalidad de los pueblos de los dos municipios, mestizos e indígenas forman parte de las comunidades en resistencia, de igual manera religión y cosmovisión se mezclan en La Puya. 

San Miguel Arcángel tiene un lugarcito dentro de la Puya como santo patrono del lugar, también existen un altar maya o  lugar sagrado para realizar las ceremonias mayas y otro para la celebración de la Misa. 

La Puya ha sido testigo de muchos intentos de desalojo violentos, fuerzas especiales antidisturbios de la PNC en proporciones desmedías no pudieron realizar los desalojos. Contingentes de supuestos trabajadores de la mina,  utilizados como grupos de choque encabezados por militares tampoco pudieron quebrar la resistencia. 

Cientos de miles  de dolares y quetzales, invertidos por las empresas en campañas mediaticas en contra de la resistencia, las presiones de personeros de empresas canadienses, guatemaltecas y norteamericanas a sus embajadas, y de estas a los distintos gobiernos tampoco han logrado desartiucular la lucha de todo un pueblo en contra de la mina. 








Monseñor Alvaro Ramazinni


¿Cristo al servicio de quien?

En San Jose del Golfo y San Pedro Ayampuc a diferencia de otros lugares,  en donde los pueblos están luchando en contra de los mega proyectos, la minería, hidroeléctricas o mono cultivos, los párrocos en representación de la Iglesia católica son parte de la resistencia pacifica.

Monseñor Álvaro Ramazzini, junto con varios párrocos de la Iglesia Católica  de diversas diócesis acompañaron esta conmemoración, realizaron una misa en La Puya frente a miles de personas, manifestaron abiertamente su apoyo y solidaridad con la lucha comunitaria y la resistencia en La Puya. 

Otro ejemplo de compromiso con las comunidades es el párroco de San Antonio Sacatepéquez quien tiene una fuerte participación desde la Iglesia Católica junto a la lucha de las comunidades indígenas frente a la amenaza de la empresa colombiana TRECSA responsable de la interconexión eléctrica a través del proyecto PET a nivel nacional. 


Muchas son las denuncias de la intervención de curas con posiciones conservadoras, colocandose desde la ideología del poder y  criminalizando las luchas comunitarias,  como el caso del párroco de San Juan Sacatepéquez quien es contrario a la lucha de las doce comunidades  Kaqchikeles en defensa del territorio, mostrando su apoyo a la instalación de la planta industrial de la empresa Cementos Progreso.

Otro caso es la denuncia sobre varios curas en el departamento del Peten, quienes estan ejerciendo presion sobre las comunidades para que dejen de organizarse y oponerse a las empresa transnaconales en ese territorio. 










Las Mujeres de la resistencia

En la resistencia pacifica son las mujeres quienes tomaron el principal protagonismo, junto con la juventud y la niñez, fortalecen permanentemente la resistencia  y han sabido organizar, conducir y sostener con paciencia y valentía un año de lucha comunitaria.

Han sabido definir el camino de la lucha de las comunidades de los dos municipios, vencieron y sobrepasaron las agresiones constantes, desde los intentos de desalojo por parte de militares y supuestos trabajadores de la mina durante el mes de noviembre, como el intento de desalojo violento de la Policía Nacional Civil en el mes de diciembre del año 2012.  

Transformaron su cotidianidad, se organizaron, se convirtieron en la representación de dignidad, rebeldía y resistencia de la defensa del agua y el territorio en el departamento de Guatemala. 

No cabe duda que las mujeres están jugando un papel fundamental como columna vertebral de la lucha, desde la conducción operativa, organizativa, logística, económica, cultural  y social, pero además desde la conducción política sobresalen lideresas que actualmente tienen la responsabilidad de ser voceras junto a otros compañeros del sentir y pensar de toda la resistencia pacifica. 





La Mina El Tambor

La Mina El Tambor, conocido como el proyecto minero “Progreso VII Derivada” representa un mil 200 kilómetros cuadrados de territorio para la extracción de oro, esta mina incluye  los municipios de San Pedro Ayampuc y San José del Golfo.

Se encuentra instalada en el centro de dos municipios y a escasos 34 kilómetros de la ciudad capital, es propiedad de la empresa EXMINGUA S.A. y de la empresa Kappes Cassidy & Associates S.A. –KCA- empresa de capital norteamericano con sede en Reno, California.  

Este proyecto con la contaminación por el uso de fuertes químicos  y la utilización de grandes cantidades de agua,  pone en riesgo los principales afluentes de agua que actualmente abastecen a miles de personas en ambos municipios, también es un grave riesgo  la destrucción irreversible de los bienes naturales, poniendo en riesgo la vida de millones de personas.

Impunidad beneficio de empresas y funcionarios

Recientemente fue cuestionado el Estado de Guatemala, en el mes de enero 2013, luego de publicarse un informe realizado por expertos en minería de los EEUU, con la participación de organizaciones y las comunidades, que reveló serias anomalías, ausencia de información e investigación y la contaminación que se esconden detrás del actual Estudio de Impacto Ambiental –EIA-  de la mina El Tambor.

Los capitales de las empresas nacionales o transnacionales tienen en gobiernos neoliberales un aliado estratégico, en el caso guatemalteco el gobierno del presidente Otto Pérez Molina y los funcionarios públicos al frente de los ministerios como el MEM, MARN, CONAP y Gobernación, continúan beneficiando el funcionamiento de las empresas, entregan mas licencias de exploración y explotación y promueven la llegada de mas capitales para la extracción de los bienes naturales.  

Entrega de licencias de exploración o explotación sin exigir el cumplimiento de las normas nacionales e internacionales para la licitación y entrega de las mismas, hasta la criminalización, represión y deslegitimación de los derechos colectivos de los pueblos son los resultados de las políticas del Estado de Guatemala ante el rechazo masivo de la extracción minera en todo el país.

La resistencia pacifica en La Puya se ha enfrentado en distintos momentos ante esta realidad con un gobierno neoliberal que promueve el irrespeto de sus derechos humanos y colectivos, en beneficio de los intereses de las grandes empresas nacionales o transnacionales. 

Violencia política contra las comunidades

Varios han sido intentos por desarticular de forma violenta  la organización que en La Puya han permitido detener el avance de la mina El Tambor, durante este año de resistencia pacifica, la división comunitaria es un claro ejemplo del trabajo que las empresas han hecho con la captación de las corporaciones municipales y de personas en beneficio de sus intereses.

Por otro lado la fuerte inversión mediática y la inyección de grandes cantidades de dinero por parte de las empresas con campos pagados, volantes, programas radiales, anuncios por televisión, radio y prensa escrita son parte de los mecanismos mediáticos que los empresarios están utilizando para generar división comunitaria, desinformación y criminalización de la resistencia pacifica.

Yolanda Oqueli una de las principales lideresas comunitarias fue victima de un atentado armado en el mes de junio del año 2012, sobreviviente de este atentado continua recibiendo amenazas de muerte, y fuertes campañas de difamación en contra de su dignidad como mujer, lideresa y por su lucha en defensa del territorio.

Álvaro Sandoval, Milton Barrera y Antonio Reyes representantes de las comunidades de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc  han sufrido intimidaciones, agresiones, amenazas de muerte, detenciones ilegales, algunos de ellos tiene que enfrentar también procesos penales en su contra, que buscan judicializar su lucha,  procesos vinculados muchas veces a las empresas mineras.   

No solo la violencia de Estado ha afectado de manera directa a las comunidades organizadas alrededor del Frente Norte del Área Metropolitana FRENAM y la resistencia pacifica en La Puya.

Agresiones de empresas internacionales

El empresario Dan Kappes abiertamente firmo y publico varios comunicados y campos pagados, en donde criminaliza a lideres comunitarios y la lucha de la resistencia pacifica, incitando a la violencia, descalificación, difamación y criminalización de las y los representantes de las comunidades. 

La contraparte de KCA en Guatemala, la empresa EXMINGUA fue durante el 2012 la encargada de operativizar las agresiones en contra de la resistencia y de sus representantes. 

A pesar de las múltiples denuncias de violación de los derechos humanos que comete la empresa norteamericana Kappes Cassidy & Associates –KCA- y EXMINGUA S.A., en contra del pueblo de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, la embajada de los EEUU guarda silencio, se mantiene distante de asumir un posicionamiento ante el papel que están ejerciendo empresas y empresarios de su país en territorio guatemalteco.

Similar a la embajada de España en Guatemala con el caso de la empresa española Ecoener Hidralia Energía – Hidro Santa Cruz en el municipio de Barillas, Huehuetenango o el caso de la embajada de Canada en Guatemala con la empresa Gold Corp. en San Miguel Ixtahuacan, San Marcos o la empresa Radios Gold primera propietaria de la mina El Tambor.

El camino al Dialogo

La resistencia pacifica de La Puya ha tenido dos acercamientos con autoridades del Estado de Guatemala, estas dos momentos los definieron como acercamientos  y no como mesa de dialogo.

El primer espacio fue resultado de la negociación entre la resistencia pacifica y el vise ministro de gobernación para evitar la utilización de la fuerza policial, tras el intento de desalojo  violento contra la resistencia pacifica en La Puya.

La mesa fue moderada por Miguel Ángel Valcárcel comisionado presidencial para el Dialogo, quien participo de los dos primeros encuentros entre autoridades gubernamentales y la resistencia, quien en este espacio se encargo de llevar la defensa de la empresa y no de crear condiciones para que el Estado de Guatemala resuelva las demandas de las comunidades. 

A pesar de estas reuniones de acercamiento la resistencia pacifica ha dejado bien en claro en distintos momentos, que no se puede establecer ninguna mesa de dialogo con el Estado de Guatemala mientras la empresa KCA continua implementando acciones para ingresar hasta el área de la mina. 

Comunitarios denunciaron la presencia en San Jose del Golfo de una ONG llamada CEDER, esta ONG y su personal tiene presencia en otros lugares en donde las comunidades y pueblos se oponen a la instalación y funcionamiento de empresas transnacionales. En el área Ixil fueron denunciados por crear las condiciones para que la empresa ENEL fuera beneficiada en varios espacios, frente al dialogo con el pueblo Ixil, frente a comunidades y frente al Estado. 

Recientemente llegaron a San Jose del Golfo y San Pedro Ayampuc, también llegaron a Santa Cruz Barillas, estos elementos dan indicios que la resistencia pacifica en La Puya y en Barillas tendrán que enfrentar a un nuevo actor que buscara dividir a las comunidades, beneficiar a las empresas o al Estado. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada